SENTIRSE DIMINUTA

Lo único que lamento es que nunca tendré tiempo para leer todos los libros que quiero leer, escribió Françoise Sagan; yo, además, me siento diminuta ante la inmensidad de una buena librería.

Esta (la librería de la foto) está en la esquina de una calle minúscula en un pueblo francés. Era increíble la selección (sentí unas terribles ganas de abrazar al librero y darle las gracias por vender literatura de la de verdad); la pena (la mía, claro) es que no sé francés (aunque pienso ponerle remedio), la alegría es que, cuando lo sepa, tendré a mano dos libros inmensos que compré en una de las librerías más bonitas del mundo.

Anuncio publicitario
Posted in -